Jesús tiene poder suficiente para calmar las tormentas externas, de las circunstancias que te oprimen, afligen y desesperan

Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Marcos 4:39, 40.

marvin paz 2

¡Qué escena maravillosa! Ese humilde galileo, a quien pocos segundos antes se lo encontraba aparentemente impotente en los brazos de la debilidad humana, a tal punto que fue el único que se quedó dormido, ahora, como Dueño y Señor de la naturaleza, emite una poderosa orden, cargada de una autoridad y un poder que solo puede detentar el Creador y Sustentador del universo, Dios mismo. Y al instante, aquellas fuerzas incontrolables de la naturaleza, las cuales aun hoy en día, con todo su avance científico y tecnológico el hombre no ha podido dominar, se calman súbitamente, como si fuesen un potrillo salvaje que, al fin, mansamente se entrega en manos de su domador, porque sabe que es inútil resistirse: “Cesó el viento, y se hizo grande bonanza” (vers. 39).

Jesús nos invita a mirar la realidad con otros ojos: no simplemente con los ojos humanos, que ven solamente la realidad visible, palpable, sino también, y sobre todo, a percibir la realidad con los ojos de la fe; con aquellos ojos que nos permiten atisbar el mundo invisible, el mundo de Dios. Es la mirada que nos puede hacer vivir confiados en el amor y el poder de Dios, nuestro Padre, aun en medio de las tormentas de la vida; aun, y especialmente, en esos momentos en los que sientes que te hundes, y que vas camino a la destrucción. Es la mirada que te puede hacer sentir seguro, sabiendo que tu Dios es mayor que tus problemas, y que Jesús tiene poder suficiente para calmar las tormentas externas, de las circunstancias que te oprimen, afligen y desesperan; como también las tormentas internas, de tus luchas espirituales, morales y psicológicas. Porque él es el Dios todopoderoso, que creó el universo con su palabra poderosa, y con esa misma palabra puede devolverte la paz y la calma que tanto necesitas.


Foto por Marvin Paz

Anuncios

Un pensamiento en “Jesús tiene poder suficiente para calmar las tormentas externas, de las circunstancias que te oprimen, afligen y desesperan

  1. Este hermoso artículo es como una bandera para mi, lo llevo a todos lados conmigo para seguir leyendolo una y otra vez. Me alimenta, me llena de fe y me anima a seguir caminando por la vida puestos los ojos en Jesus mi señor, el autir y consumador de la fe.

    Me gusta

Responder a Mary Ruth Nieves Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s